Educación en casa se asocia a educación en el hogar, expresión cargada de sentido: encender fuego, dar calor, alimentarse, que se acopla bien a los nuevos enfoques pedagógicos de ecosistemas de aprendizaje, según los cuales la educación ocurre en su propio ekos (hogar); un caso específico de la ecología humana (Maldonado, 2016); y, al decir de Savater (2005), no se educa en abstracto, se educa para intentar mejorar la sociedad y forjar personas capaces de vivir en ella.